Elcirco

Ciclo, Espectáculo, Eventos, Entretenimiento

Que Es Un Entremes En Cocina?

Que Es Un Entremes En Cocina
RESPUESTA: Su definición. Entremés: Cualquiera de los manjares ligeros que se sirven en las mesas, antes de la sopa o del primer plato. Se caracterizan por su gran variedad, su cuidada presentación y por servirse en pequeñas porciones.

¿Qué es un entremés en cocina?

Entremeses: de plato festivo tradicional a sugerente aperitivo | Noticias de Gastronomía en Heraldo.es Ensaladilla rusa, fiambres, langostinos, fritos variados, huevos, hojaldres. Estos son algunos de los productos que agrupados en un plato responden a la idea clásica de entremés.

En comidas festivas, celebraciones o eventos especiales es cuando estos argumentos gastronómicos solían encontrar acomodo en muchas mesas, como platos individuales o al centro, para ir abriendo boca o como un recurso socorrido para resolver un primer plato y evitar pasar demasiado tiempo en la cocina.

De la idea de entremeses tradicionales casi se puede hablar en pretérito porque vivieron tiempos mejores, tanto en el ámbito doméstico como en la hostelería. Sin embargo, tampoco se puede decir que en su presentación más clásica hayan pasado a mejor vida.

Vamos a intentar darle una vuelta a esta fórmula gastronómica, ver de qué forma ha evolucionado y cómo hoy en día se puede presentar una vistosa propuesta de entremeses con un aire diferente, que responda igualmente a esa idea de no complicarse demasiado la vida cocinando.Lo vamos a hacer, además, ofreciendo dos visiones distintas pero complementarias : recurriendo a la, representando un planteamiento tradicional, y al chef del restaurante, David Baldrich, ofreciendo una propuesta más moderna y transgresora.Sustitutos de los entremeses clásicos

Para David, en la actualidad, «los entremeses han sido sustituidos por los aperitivos en la mayoría de los restaurantes, aunque realmente podrían ser cualquier pequeño detalle entre plato y plato o al inicio de la comida «. De hecho, el término entremés es un galicismo de entremet o entremets, es decir, bocados para servir entre plato y plato ; también llamados entretenimientos, que limpian el paladar del sabor del plato anterior y lo preparan para el siguiente, además de amenizar la espera.

«En ese apartado podría incluirse el sorbete que se pone en muchas celebraciones, que cumple esa misma función; por ejemplo, entre una receta de pescado y otra de carne», comenta. En Francia, estos entretenimientos solían servirse durante la Edad Media en las comidas de los nobles y de las clases más pudientes.

Eran diferentes a los reseñados anteriormente, ya que se trataba de grandes elaboraciones culinarias que normalmente se convertían en entretenimientos visuales, artísticos, incluso con detalles o elementos no comestibles. Y es que el término entremés también define un acto teatral cómico dramático de corta duración, que se realizaba en los descansos de obras más largas o sainetes que se representaban en los banquetes de la Edad Media.

Sencillez ante todo Para David Baldrich, no hay una diferencia clara entre entremés y aperitivo, «e incluso unos pequeños entrantes podrían ser incluidos en la misma categoría «. Lo importante para él es la definición de lo que todos ellos suponen cuando salen a la mesa: algo sencillo y no muy elaborado para que al cocinero, ya sea en el ámbito doméstico o en un restaurante, le dé tiempo a preparar los siguientes platos, cumpliendo perfectamente la doble función de a brir el apetito e iniciar una comida,

En el menú degustación que actualmente David ofrece en La Senda, los tres primeros aperitivos no llevan trabajo de emplatado. » Se trata de una cebolleta en tempura con salsa kimchi, unas migas actualizadas y una ostra con salmorejo». Todos son bocados que encajan a la perfección con la idea de ir abriendo boca mientras este chef elabora las siguientes recetas calientes.

Para Nati Lacal, «los entremeses han evolucionado fundamentalmente desde un plato individual cargado de productos a propuestas que van al centro y de las que cada comensal va picando según sus preferencias y apetito». Para esta cocinera, si están bien preparados e incorporan alimentos de calidad, son un bocado exquisito.

» A poca gente conozco que rechace una ensaladilla rusa casera o que le haga ascos a un buen jamón ibérico –prosigue–; su presentación a la mesa, en un evento o en una celebración puede que haya cambiado hoy en día, pero en muchos casos se trata de elaboraciones o productos plenamente vigentes «. La cocinera Nati Lacal, con los entremeses tradicionales preparados para este reportaje,V.C. Así es como propone, por ejemplo, acompañar unas buenas lonchas de lacón con pimentón; hacer una brocheta de uvas con queso «que saben a beso»; cocer y pelar unos langostinos de calidad «y sencillamente por encima añadir un hilo de aceite de oliva virgen extra del Bajo Aragón»; abrir una buena lata de espárragos y degustarlos con una mayonesa de anchoas y, por último, preparar unos cucuruchos de jamón de la Denominación de Origen Teruel con mouse de foie.

«Es tan fácil como cortar el jamón en triángulos o aprovechar el corte de una contra, extender la mouse y dar forma de cucurucho», añade. Lo que se le ha ocurrido a David Baldrich para su propuesta es jugar con las formas y los productos en el plato acudiendo a entremeses clásicos como huevos rellenos, calamares a la romana y langostinos a la plancha.

Eso sí, recurriendo al engaño, a la idea de lo que parece pero que no es. » No me gusta mucho el término trampantojo, pero las tres recetas que presento se asemejan bastante», comenta. Los huevos rellenos, en concreto, son ajoblanco y fruta de la pasión ; los calamares a la romana, unos sorprendentes aros de cebolla en tempura de podium y concentrado de calamar, y los langostinos a la plancha, ceviche de langostino con salsa kimchi.

En definitiva, preparaciones que nada tienen que ver con lo que parece que son. » Algunas de estas ideas ya las tenía para ir desarrollándolas, así que es probable que en el futuro las incluya en algún menú», concluye. Eso sí, su propuesta lleva algo más de trabajo que la de Nati Lacal e incorpora productos no muy habituales de la cesta de la compra: un edulcorante como el manitol, alga codium, xantana o salsa kimchi.

» Son bocados muy vistosos y que no exigen pasar demasiado tiempo en la cocina «, concluye. En fin, que ya solo queda ponerse manos a la obra y disfrutar de esta curiosa mezcla de tradición y modernidad en forma de entremeses, Ir al suplemento de : Entremeses: de plato festivo tradicional a sugerente aperitivo | Noticias de Gastronomía en Heraldo.es

¿Por qué se le llama entremés?

Entremés – Definicion.de La palabra entremés deriva del vocablo francés entremets, Sirve, a raíz de su definición, para hacer referencia a los que se distribuyen sobre la mesa con el propósito de amenizar la jornada mientras se espera la comida principal, Puede distinguirse, por lo tanto, entre dos costumbres o hábitos relacionados a los entremeses. En los restaurantes de alta categoría, es habitual que se sirvan entremeses entre plato y plato como detalle para eliminar el sabor del menú degustado en último lugar.

  1. En otros establecimientos gastronómicos y en los domicilios, en cambio, los entremeses se suelen servir con anticipación a la comida principal, especialmente si los comensales tienen apetito y los platos aún no están listos.
  2. Los fiambres, los encurtidos y los embutidos suelen estar entre los alimentos más populares de entremés.

Las aceitunas, los pickles, los trozos de pan tostado y los quesos también pueden formar parte del aperitivo. Una tradición esta que quizás haya llegado hasta nuestros días procedente de costumbres romanas. Y es que en el Imperio Romano nos encontramos con el hecho de que sus comidas estaban claramente delimitadas o divididas en cuatro partes y así han permanecido en la gastronomía italiana: El entremés, también llamado antipasti, que se llevaba a cabo sobre todo en fiestas y celebraciones de tipo familiar.

  • El primer plato.
  • La pasta suele ser actualmente la que da lugar a esta parte de la comida aunque también es frecuente que se sustituya por arroz o sopa.
  • El segundo plato.
  • La carne y el pescado son los que toman protagonismo en esta fase y tanto una como otro van acompañados de su correspondiente guarnición.
See also:  Que Es Temperatura Ambiente En Cocina?

El postre. Dulces y fruta son los postres habituales. Otro uso de la noción de entremés está asociado a una obra dramática de tono jocoso estructurada en un único acto, que en la antigüedad se representaban entre una y otra jornada de la o incluso en medio de una jornada.

  1. El entremés solía estar protagonizado por personajes de las clases populares.
  2. Entre finales del siglo XVI y hasta su prohibición en 1780, los entremeses eran habituales en el teatro español.
  3. Es posible asociar el entremés al sainete o a la farsa,
  4. Muchos han sido los autores españoles que han practicado el género del entremés con gran maestría y entre los mismos destacan escritores de la talla de Francisco de Quevedo o Miguel de Cervantes.

Sin olvidar tampoco a Pedro Calderón de la Barca, Luis Vélez de Guevara o Luis Quiñones de Benavente. Un autor este último que fue clave dentro de este mencionado género durante el periodo conocido como Siglo de Oro Español. Entre sus obras más significativas en este campo se encuentran «Los muertos vivos», «El borracho», «La hechicera» o «La vista de la cárcel».

¿Qué diferencia hay entre un entremés y un aperitivo?

Pero el aperitivo, se compone de una bebida ( que es en realidad su base) a la que acompañamos con algo de comida «para picar», mientras que en el caso del entremés suelen estar formados únicamente por pequeños bocados de comida que además pueden ser dulces o salados o una combinación de los dos.

¿Qué diferencia hay entre un entremés y una entrada?

Entremes o entrada son lo mismo. Se pueden servir, también, en la comida principal del día, en sustitución de alguna sopa o puré, platos a base de huevos o arroz; en una cena, después de una sopa de entrada pueden servir en lugar de pescado.

¿Qué son los entremés ejemplos?

Entremeses | Los subgéneros teatrales populares: pasos, entremeses y sainetes Los entremeses son los herederos de los pasos de Lope de Rueda. Con el paso del tiempo a esas piezas teatrales breves que servían de divertimento en los entreactos se les llamó entremeses.

Aunque comparten con los pasos características como la brevedad y la comicidad, podemos apreciar algunas diferencias. Una de ellas es que, en el siglo XVII, Luis Quiñones de Benavente asentó el género y los entremeses se escribían mayoritariamente en verso, Al estar escritos en verso, la trama se simplifica.

Los argumentos son ligeros y realistas y tienen que ver con la sociedad de su época. Se centran más en lo burlesco, lo humorístico y en generar comicidad antes que en desarrollar la trama. Que Es Un Entremes En Cocina ( ) Los personajes eran planos y representaban distintos oficios: alcaldes, médicos, boticarios, soldados, sacristanes, escribanos o letrados. Muchos entremeses tienen como trama elaborar un retrato gracioso de algún personaje que se caracteriza por los celos o el engaño.

Como hemos visto en los pasos, el bobo o simple es una de las figuras más importantes porque en él se congregan muchos aspectos cómicos que provocan la risa del espectador. En los entremeses, el número de personajes es superior al de los pasos ya que suelen aparecer entre 8 y 10 personajes, El momento de representar los entremeses también es diferente al de los pasos: se podían representar tanto al principio, como en los entreactos o al final de la obra,

Se decía que tenían la capacidad de salvar la comedia si esta era mala o darle alas si era buena. En un primer momento, el objetivo era simplemente entretener a los espectadores pero lo cómico, precisamente por ser el reflejo exagerado de la sociedad, coge el camino de la intención satírica,

  1. De esta manera, lo cómico se adereza con la crítica para ridiculizar los defectos humanos o de la sociedad,
  2. Si piensas en los monólogos humorísticos actuales, también comprobarás que lo que nos provoca la risa es precisamente la identificación con esas pequeñas miserias cotidianas por las que todos pasamos en algún momento.

Los entremeses son muy populares en los Siglos de Oro con autores como Miguel de Cervantes, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Antonio Hurtado de Mendoza o Agustín Moreto, entre otros. En el caso de Calderón de la Barca, es frecuente que el argumento trate de una burla contra los arquetipos que no se adaptan a las normas.

¿Qué es un entremés y un ejemplo?

Un entremés es una breve pieza que se representa a principio de una obra de teatro o entre los primeros dos actos de la misma.

¿Cuáles son los elementos del entremés?

Texte intégral – 1 El desarrollo de la acción representada en un entremés no se organiza según una estructura externa como sería la de las jornadas divididas en escenas. El entremés suele presentar una secuencia única que se puede segmentar siguiendo tres criterios: progresión interna —exposición, desarrollo, desenlace-de los sucesos representados; delimitación de secuencias basada en un criterio métrico y espacial; y segmentación de microsecuencias a partir del ritmo que imponen las entradas y las salidas de los personajes.2 A partir de la progresión de la acción representada los entremeses pueden clasificarse según tres categorías, desde las piezas de acción hasta las estáticas, pasando por las de acción y ambiente.

1 Sin entrar en polémica sobre el carácter predominantemente visual o auditivo de la comedia, record (.) 2 Cfr. Benavente, pp.189-260. 3 Cfr. Calderón, pp.79-88.

3 El metro y la estrofa marcan un tipo de división textual que repercute escénicamente, de ahí que sean aptos para delimitar secuencias 1, Disponemos de dos trabajos sobre la versificación del entremés: el análisis realizado por Bergman sobre los entremeses de Quiñones de Benavente 2 y el de Rodríguez y Tordera sobre el teatro breve de Calderón 3,

Estos estudios destacan, en la línea apuntada por Asensio, el predominio en el teatro breve del endecasílabo dispuesto en silva o pareado y de romance, contándose una mayor variedad de metros y estrofas en las piezas cantadas o bailadas.4 El alto grado de convencionalismo, mostrado por los estudios parciales —y verificado en nuestro corpus—, plantea el problema de la relación que se puede establecer entre versificación y espacio, ya que la disposicion externa del entremés puede ser analizada como una sucesión de unidades formales de extensión variable, segmentadas a partir de los cambios que se producen —o no— con respecto al lugar escénico.5 La aplicación de un criterio métrico y espacial pone de manifiesto la existencia de las grandes articulaciones en los entremeses.

Sin embargo, los límites secuenciales marcados por la versificación y el espacio no siempre son coincidentes. Se plantea, pues, el problema del criterio que debe prevalecer en el análisis.

4 Se tiene en cuenta, pues, lo que Bobes denomina «tareas escénicas», cfr. su análisis de la actuaci (.)

6 Este hecho, unido a la brevedad de los entremeses, obliga a considerar la presencia de microsecuencias, configuradas a partir de toda entrada y salida de los personajes —aunque éstas no sean funcionales 4 que ponen de manifiesto secuencias de menor extensión, cuya finalidad consiste en imprimir el tempo o ritmo a la pieza.

5 Cfr. «Introducción» a Ramillete, p.13, y también Benavente, pp.77-87. 6 Cfr.J. Huerta Calvo, «Los géneros teatrales menores en el Siglo de Oro: status y prospectiva de l (.) 7 Cfr. Calderón, pp.37-38, y también el apartado «Organización y lógica de la acción dramática», pp (.)

See also:  Que Procesos Quimicos Se Utilizan En La Cocina Para Conservar Los Alimentos?

9 La estructura interna del entremés, en particular su parte central o nudo, ha dado lugar a distintas propuestas de clasificación. Bergman distingue tres tipos de entremeses según su temática: piezas de enredo o burlas, de costumbres y de carácter 5,

8 La pertinencia de esta clasificación, que se basa en la forma adoptada por el desarrollo, es indis (.)

10 Con respecto a la diversidad que presentan estas tipologías, interesa destacar que todas ellas reconocen la existencia de la burla como elemento dinámico de la acción dramática y la presencia de elementos estáticos, como pueden ser las confesiones de las figuras en los entremeses de revista.

9 Cfr. «Introducción» a Entremeses de Cervantes, p.40. 10 Ibidem, p.18. 11 «Estos entremeses sin acción se inician después de 1600, prosperan con Antonio Hurtado de Mendoza (.)

11 Dicha clasificación opone los entremeses de acción, construidos a partir de la concatenación de las peripecias, a los estáticos, «sarta de episodios sin acción» ni protagonista, ni desenlace 9, Entre estos dos grupos se encuentran los entremeses de acción y ambiente que, aunque centrados esencialmente en el personaje, presentan una progresión orientada hacia un desenlace 10,

12 Los amantes de doña Justa en Diego Moreno; la presencia de tres doctores en La prueba de los docto (.) 13 Corresponden a este grupo: El viejo que es casado con una mujer moza, Diego Moreno 1, La sama de l (.)

12 La adscripción de las piezas a un grupo u otro entraña cierta dificultad. En efecto, los entremeses de acción no están exentos de elementos estáticos en su propio desarrollo, como puede ser la inserción de un breve desfile de personajes 12, Pero aún más significativa que la morosidad en la progresión es la repetición de una situación más o menos idéntica.

La burla de El viejo que es casado con una mujer moza se repite cuatro veces. Don Gaiferos y las busconas de Madrid, Los sacristanes burlados, El invisible, Los gatillos, La jeringa, El estudiante se presentan más como una acumulación de burlas que como entremeses sujetos a un verdadero encadenamiento progresivo de los acontecimientos.

A la estructura de la burla que gobierna la acción se superpone otra de «desfile» hasta tal punto que ya no se trata de escenificar un solo núcleo narrativo, sino de desdoblarlo ( Los sacristanes burlados ) o multiplicarlo ( El estudiante ), como se comprobará más adelante en el estudio de las fórmulas de progresión dramática 13,

14 Introducimos aquí la distinción establecida por Huerta Calvo a propósito del paradigma «estructura (.)

13 Entre los entremeses «estáticos» se han incluido aquéllos que optan por una técnica predominantemente expositiva. Esta puede plasmarse en el desfile de personajes o en la exposición de una situación. El desfile puede estar al servicio de la caracterización de un único personaje 14,

15 Se podría decir lo mismo para La pedidora de Calderón del que Rodríguez y Tordera escriben: «En cu (.) 16 Este grupo está integrado por: La elección de los alcaldes de Daganzo, Miser Palomo I, La venta, L (.)

14 Si se acepta la equivalencia entre «estatismo» y técnica expositiva, la denominación de «estáticos» debe ser matizada. En efecto, no se puede afirmar exactamente, como lo hacía Asensio para Cervantes, que todas estas piezas carezcan de acción, pues se puede considerar que el despliegue de ingenio con el que don Gil coarta las aspiraciones de la Entremetida en La Plazuela de Santa Cruz soporta la acción del entremés; de la misma manera obra la intención explícita de Juana de deshacerse de sus hipócritas pretendientes en La castañera 15,

Además, si El juez de los divorcios o La elección de los alcaldes de Daganzo eluden efectivamente el desenlace, los entremeses posteriores a Cervantes poseen, a su manera, una conclusión que consiste en el dictamen del juez, del médico, del árbitro o de la dama que examina a sus galanes. Hay que precisar también que, a pesar de basarse en una técnica de presentación, estas piezas no ignoran el movimiento y el ritmo.

Sin embargo, este movimiento es irreductible a cualquier clasificación previamente establecida, como también se tendrá ocasión de averiguar en el análisis de las técnicas compositivas 16,

17 Asensio subraya como las reseñas de personajes constituían «piezas desdramatizadas» que se mezclar (.) 18 En El triunfo de los coches, por ejemplo, se reanuda el desfile de los que buscan la ayuda del cas (.) 19 Este grupo se compone de: Los romances, Los negros, El platillo, El retablo a, La cárcel de Sevill (.)

15 Los entremeses de acción y ambiente compaginan los elementos estáticos y dinámicos, la técnica expositiva con el desarrollo de una acción 17, Cabe destacar como hecho relevante el que la técnica de exposición no se da forzosamente en la parte inicial del entremés.

Cuando interviene al principio, tiene por efecto retrasar el comienzo del desarrollo, insistiendo, por lo general, en la caracterización de un personaje. Así sucede en La burla más sazonada, en El retablo b o en El licenciado Truchón. En estas piezas las formas de exposición pueden insertarse también en el desarrollo 18 e incluso sustituirlo por completo, como sucede en Los refranes del viejo celoso, Las alforjas o Las carnestolendas.

Doña Esquina y El sastre presentan la particularidad de integrar una acción —engaño del Gracioso por doña Esquina y del Sastre por don Nuflo— que se desarrolla fuera del escenario. En consecuencia, en las dos piezas domina la técnica de exposición al servicio de la caracterización de los dos protagonistas 19,

¿Cómo se sirven los entremeses?

Actualmente los entremeses no se suelen servir entre plato y plato, sino antes de los platos principales, lo que podríamos describir como aperitivos o abrebocas, pero servidos ya en la mesa, momentos antes de empezar con el menú.

¿Qué es un entremés y sainete?

Así como el entremés deriva del paso, el sainete toma el testigo del entremés. Desde el siglo XVIII hasta el siglo XX, se utiliza la palabra sainete para referirse a una obra breve y cómica de un solo acto que se representaba en el intermedio o al final de una función teatral.

¿Cómo se llama lo que se da antes de la comida?

Se denomina primer plato, entrante​ o entrada​ al primero de los tiempos que comúnmente se sirven en una comida.

¿Cómo se dice entremés o entremeses?

El plural del compuesto entremés es entremeses.

¿Cómo se llama el aperitivo entre comidas?

Brunch se refiere al aperitivo tomado entre el desayuno y la comida y tomado más próximo a la hora del desayuno.

¿Cuáles son las partes de un entremés?

Texte intégral – 1 El desarrollo de la acción representada en un entremés no se organiza según una estructura externa como sería la de las jornadas divididas en escenas. El entremés suele presentar una secuencia única que se puede segmentar siguiendo tres criterios: progresión interna —exposición, desarrollo, desenlace-de los sucesos representados; delimitación de secuencias basada en un criterio métrico y espacial; y segmentación de microsecuencias a partir del ritmo que imponen las entradas y las salidas de los personajes.2 A partir de la progresión de la acción representada los entremeses pueden clasificarse según tres categorías, desde las piezas de acción hasta las estáticas, pasando por las de acción y ambiente.

1 Sin entrar en polémica sobre el carácter predominantemente visual o auditivo de la comedia, record (.) 2 Cfr. Benavente, pp.189-260. 3 Cfr. Calderón, pp.79-88.

3 El metro y la estrofa marcan un tipo de división textual que repercute escénicamente, de ahí que sean aptos para delimitar secuencias 1, Disponemos de dos trabajos sobre la versificación del entremés: el análisis realizado por Bergman sobre los entremeses de Quiñones de Benavente 2 y el de Rodríguez y Tordera sobre el teatro breve de Calderón 3,

See also:  Cocina A Induccion Como Funciona?

Estos estudios destacan, en la línea apuntada por Asensio, el predominio en el teatro breve del endecasílabo dispuesto en silva o pareado y de romance, contándose una mayor variedad de metros y estrofas en las piezas cantadas o bailadas.4 El alto grado de convencionalismo, mostrado por los estudios parciales —y verificado en nuestro corpus—, plantea el problema de la relación que se puede establecer entre versificación y espacio, ya que la disposicion externa del entremés puede ser analizada como una sucesión de unidades formales de extensión variable, segmentadas a partir de los cambios que se producen —o no— con respecto al lugar escénico.5 La aplicación de un criterio métrico y espacial pone de manifiesto la existencia de las grandes articulaciones en los entremeses.

Sin embargo, los límites secuenciales marcados por la versificación y el espacio no siempre son coincidentes. Se plantea, pues, el problema del criterio que debe prevalecer en el análisis.

4 Se tiene en cuenta, pues, lo que Bobes denomina «tareas escénicas», cfr. su análisis de la actuaci (.)

6 Este hecho, unido a la brevedad de los entremeses, obliga a considerar la presencia de microsecuencias, configuradas a partir de toda entrada y salida de los personajes —aunque éstas no sean funcionales 4 que ponen de manifiesto secuencias de menor extensión, cuya finalidad consiste en imprimir el tempo o ritmo a la pieza.

5 Cfr. «Introducción» a Ramillete, p.13, y también Benavente, pp.77-87. 6 Cfr.J. Huerta Calvo, «Los géneros teatrales menores en el Siglo de Oro: status y prospectiva de l (.) 7 Cfr. Calderón, pp.37-38, y también el apartado «Organización y lógica de la acción dramática», pp (.)

9 La estructura interna del entremés, en particular su parte central o nudo, ha dado lugar a distintas propuestas de clasificación. Bergman distingue tres tipos de entremeses según su temática: piezas de enredo o burlas, de costumbres y de carácter 5,

8 La pertinencia de esta clasificación, que se basa en la forma adoptada por el desarrollo, es indis (.)

10 Con respecto a la diversidad que presentan estas tipologías, interesa destacar que todas ellas reconocen la existencia de la burla como elemento dinámico de la acción dramática y la presencia de elementos estáticos, como pueden ser las confesiones de las figuras en los entremeses de revista.

9 Cfr. «Introducción» a Entremeses de Cervantes, p.40. 10 Ibidem, p.18. 11 «Estos entremeses sin acción se inician después de 1600, prosperan con Antonio Hurtado de Mendoza (.)

11 Dicha clasificación opone los entremeses de acción, construidos a partir de la concatenación de las peripecias, a los estáticos, «sarta de episodios sin acción» ni protagonista, ni desenlace 9, Entre estos dos grupos se encuentran los entremeses de acción y ambiente que, aunque centrados esencialmente en el personaje, presentan una progresión orientada hacia un desenlace 10,

12 Los amantes de doña Justa en Diego Moreno; la presencia de tres doctores en La prueba de los docto (.) 13 Corresponden a este grupo: El viejo que es casado con una mujer moza, Diego Moreno 1, La sama de l (.)

12 La adscripción de las piezas a un grupo u otro entraña cierta dificultad. En efecto, los entremeses de acción no están exentos de elementos estáticos en su propio desarrollo, como puede ser la inserción de un breve desfile de personajes 12, Pero aún más significativa que la morosidad en la progresión es la repetición de una situación más o menos idéntica.

  1. La burla de El viejo que es casado con una mujer moza se repite cuatro veces.
  2. Don Gaiferos y las busconas de Madrid, Los sacristanes burlados, El invisible, Los gatillos, La jeringa, El estudiante se presentan más como una acumulación de burlas que como entremeses sujetos a un verdadero encadenamiento progresivo de los acontecimientos.

A la estructura de la burla que gobierna la acción se superpone otra de «desfile» hasta tal punto que ya no se trata de escenificar un solo núcleo narrativo, sino de desdoblarlo ( Los sacristanes burlados ) o multiplicarlo ( El estudiante ), como se comprobará más adelante en el estudio de las fórmulas de progresión dramática 13,

14 Introducimos aquí la distinción establecida por Huerta Calvo a propósito del paradigma «estructura (.)

13 Entre los entremeses «estáticos» se han incluido aquéllos que optan por una técnica predominantemente expositiva. Esta puede plasmarse en el desfile de personajes o en la exposición de una situación. El desfile puede estar al servicio de la caracterización de un único personaje 14,

15 Se podría decir lo mismo para La pedidora de Calderón del que Rodríguez y Tordera escriben: «En cu (.) 16 Este grupo está integrado por: La elección de los alcaldes de Daganzo, Miser Palomo I, La venta, L (.)

14 Si se acepta la equivalencia entre «estatismo» y técnica expositiva, la denominación de «estáticos» debe ser matizada. En efecto, no se puede afirmar exactamente, como lo hacía Asensio para Cervantes, que todas estas piezas carezcan de acción, pues se puede considerar que el despliegue de ingenio con el que don Gil coarta las aspiraciones de la Entremetida en La Plazuela de Santa Cruz soporta la acción del entremés; de la misma manera obra la intención explícita de Juana de deshacerse de sus hipócritas pretendientes en La castañera 15,

Además, si El juez de los divorcios o La elección de los alcaldes de Daganzo eluden efectivamente el desenlace, los entremeses posteriores a Cervantes poseen, a su manera, una conclusión que consiste en el dictamen del juez, del médico, del árbitro o de la dama que examina a sus galanes. Hay que precisar también que, a pesar de basarse en una técnica de presentación, estas piezas no ignoran el movimiento y el ritmo.

Sin embargo, este movimiento es irreductible a cualquier clasificación previamente establecida, como también se tendrá ocasión de averiguar en el análisis de las técnicas compositivas 16,

17 Asensio subraya como las reseñas de personajes constituían «piezas desdramatizadas» que se mezclar (.) 18 En El triunfo de los coches, por ejemplo, se reanuda el desfile de los que buscan la ayuda del cas (.) 19 Este grupo se compone de: Los romances, Los negros, El platillo, El retablo a, La cárcel de Sevill (.)

15 Los entremeses de acción y ambiente compaginan los elementos estáticos y dinámicos, la técnica expositiva con el desarrollo de una acción 17, Cabe destacar como hecho relevante el que la técnica de exposición no se da forzosamente en la parte inicial del entremés.

  • Cuando interviene al principio, tiene por efecto retrasar el comienzo del desarrollo, insistiendo, por lo general, en la caracterización de un personaje.
  • Así sucede en La burla más sazonada, en El retablo b o en El licenciado Truchón.
  • En estas piezas las formas de exposición pueden insertarse también en el desarrollo 18 e incluso sustituirlo por completo, como sucede en Los refranes del viejo celoso, Las alforjas o Las carnestolendas.

Doña Esquina y El sastre presentan la particularidad de integrar una acción —engaño del Gracioso por doña Esquina y del Sastre por don Nuflo— que se desarrolla fuera del escenario. En consecuencia, en las dos piezas domina la técnica de exposición al servicio de la caracterización de los dos protagonistas 19,

¿Qué es paso entremés y sainete?

Así como el entremés deriva del paso, el sainete toma el testigo del entremés. Desde el siglo XVIII hasta el siglo XX, se utiliza la palabra sainete para referirse a una obra breve y cómica de un solo acto que se representaba en el intermedio o al final de una función teatral.